Bilán del 2018: un año positivo para oriGIn y las IGs